lunes, 29 de julio de 2013

Lluvia de noviembre







Bajo esta lluvia melancólica
se destiñe el cielo tan perfecto
los colores pasan a ser grises
se impregna la humedad en tu ropaje
distinguible aroma a mujer.

Un chapuzón de melancolía

en las solitarias calles.
Nos sugiere olvidar
las cosas inicuas y mundanas. 

Cuando menos lo pienses
estará él, 
esperando,
mojado y triste.
Esperando quizás que aclare
o que le des una mera alegría.

Nubarrones que entorpecen nuestro horizonte,
relámpagos que rememoran discusiones pretéritas
envueltos en un tornado de malevolencia...
Todo bajo este diluvio incesante.

¡No bajes la guardia!
ni tampoco bajes la mirada…
que ya saldrá el arcoiris.